CEPES destaca la contribución de empresas de Economía Social navarras en la lucha contra el COVID

24. abril 2020 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Captura de pantalla 2020-04-27 a las 9.05.06

La Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) ha elaborado junto a sus 27 socios y sus empresas asociadas un informe que muestra las acciones e iniciativas llevabas a cabo por 383 empresas de este modelo empresarial y su actuación ante el Covid-19. Entre las empresas cuyas iniciativas se han incluido se encuentran cooperativas y microcooperativas asociadas a ANEL como Instituto Cuatrovientos, Laboral Kutxa, Beitu Beire, Gaztelan-Transforma, Eroski y Geltoki.

La muestra contempla empresas de todos los tamaños, desde grandes empresas, a pymes a pequeños emprendimientos presentes en todos los sectores económicos. Han readaptando su producción para fabricar millones de mascarillas y equipos de protección sanitaria, crear y asegurar el abastecimiento de productos de primera necesidad, medicalizar hoteles, atender a los colectivos de personas más vulnerables, y han donado más de 100.000 KG de alimentos.

El informe muestra cómo 60 empresas de Economía Social, están reorientando y adaptando su producción para fabricar materiales y ropa de protección sanitaria, para asegurar el abastecimiento de proximidad, o ponerse al servicio de la sanidad española medicalizando cadenas hoteleras o cediendo instalaciones para albergar a colectivos en riesgo de exclusión o preparar comidas y entregarlas a domicilio a los colectivos más vulnerables.

El informe también se destaca la labor de las empresas de 41 sector de limpieza y lavanderías, que están realizando una especial desinfección de supermercados, hospitales y centros de trabajo para garantizar la seguridad de todas las personas. Por su parte, las cooperativas de crédito están intentando dotar de liquidez a las empresas de Economía Social y diseñar, en tiempo récord, productos financieros ad hoc para paliar los efectos del Covid-19 con el objetivo final de mantener la actividad y los empleos.

100.000 kilogramos  de alimentos 

Las actuaciones de Solidaridad están muy presentes en este informe, donde un total de 81 empresas han llevado a cabo iniciativas relacionadas con donaciones, actuaciones de voluntariado y otras actuaciones de acción social como, reparto de comida a domicilio, hacer rutinas de ejercicio, ayuda para hacer clases de forma telemática para personas con discapacidad, realizar la compra a personas en aislamiento, transporte de enfermos o cuidado de mascotas para personas hospitalizadas. En este sentido, las empresas de Economía Social han donado más de 100.000 Kilos de alimentos a instituciones benéficas, enfermos, personal sanitario y los colectivos sociales más castigados por el coronavirus. También donaciones de material, pantallas o alcohol sanitario, juguetes o tablets para que los enfermos pudieran hablar con sus familiares o para que escolares de familias desfavorecidas pudieran seguir el curso escolar.

Asimismo, otras 27 empresas se han encargado de la limpieza y la desinfección de distintas superficies, y colaboran en labores de desinfección con municipios y ayuntamientos, poniendo a disposición de estos últimos maquinaria necesaria para ello, para esterilizar calles, metro, supermercados, hospitales, centros de trabajo y residencias de personas con discapacidad intelectual o con problemas de salud mental. Además, personas con discapacidad realizan limpieza en centros de emergencias sociales para personas sin hogar.

Por otro lado, el informe muestra las iniciativas relacionadas con el sector de la sanidad, la dependencia y el cuidado de las personas que han llevado a cabo un total de 9 empresas de Economía Social. Este tipo de actividades están centradas sobre todo en medidas preventivas frente al virus, medidas asistenciales, formación e información para los trabajdores, adaptaciones de instalaciones para garantizar la seguridad de los ciudadanos, servicios de apoyo online físico y emocional gratuitos y ayuda a domicilio, especialmente en zonas rurales poco pobladas.

Un total de 4 empresas de Economía Social relacionadas con el sector de la distribución y el consumo han tenido que asumir tras el comienzo del confinamiento un incremento de la demanda, por ello, han tenido que adoptar una serie de medidas de seguridad para los clientes, manteniendo las distancias en las colas y controlando el aforo en sus superfícies, han adaptado sus horarios, sus repartos a domicilio y han creado o mejorado los programas de ayuda a consumidores vulnerables. Al mismo tiempo han tomado medidas con los empleados, bonificándoles o contratando a más personal para evitar sobrecarga de horas.

Sector financiero

El informe también recoge distintas iniciativas de 7 empresas sobre el sector financiero para inyectar liquidez y del sector asegurador que consisten en abrir líneas especiales de préstamos personales, ampliación del plazo para la devolución de préstamos, anticipos sin coste para desempleados, líneas de financiación para sus clientes y líneas especiales para la financiación para micro-pymes, pymes y autónomos.

Del mismo modo, 3 empresas del sector eléctrico y de suministro de agua han tomado medidas como garantizar los sunistros, no interrumpirlo, aplazar pagos para aquellas personas que no los puedan pagar, mantenimiento de los servicios de atención, modificar tarifas, o descuentos en las facturas de algunos meses mientras dure el confinamiento.

Además, se detalla en el informe la capacidad de readaptación y mejora de la actividad empresarial que han tenido 67 empresas desde el inicio del estado de alarma para conseguir desarrollando su labor. Así, estas empresas han seguido realizando actividades de reciclaje, cátering o reparto a domicilio; han centrado esfuerzos en dotar de material sanitario a los trabajadores o en ofrecer técnicas en redes sociales para mantener el bienestar emocional, charlas gratuitas, asesoría online y gratuita y servicio de e-comerce express, así como acompañamiento a las personas trabajadoras de inserción, entre otras muchas iniciativas.

Por su parte, las empresas de Economía Social también se han ocupado durante el estado de alarma de la educación y del ocio y la cultura. En este sentido, 13 empresas están llevando a cabo actividades relacionadas con la educacion, enseñanzas y formación, entre las que se encuentran el envío de mensajes anónimos a usuarios de residencias, apoyo a familias, niños y todo tipo de personas durante el confinamiento, profesores y alumnos han hecho vídeos de ánimo, cartas de apoyo a los profesionales sanitarios y a los enfermos, clases online, así como poner la puesta en marcha de actividades como concursos de relatos cortos o de fotografía, y cesión de ordenadores y tablets para familias desfavorecidas. Las Cooperativas de Enseñanza también están jugando un papel importante en la fabricación de mascarillas y viseras a través de impresoras 3D.

Además, estas empresas se han acordado de la importancia de la cultura y el ocio y un total de 19 empresas, qu han realizado píldoras inspiradoras de debate y discusión, lectura, webinars para hablar sobre la crisis del coronavirus, festivales online de conciertos, actividades y talleres, recopilación de artículos, textos, vídeos y materiales relacionados con el Covid-19, espacios de encuentro para compartir historias, o ventas de libros online.

Finalmente, otras 59 empresas de Economía Social se han encargado de llevar a cabo otro tipo de iniciativas solidarias entre las que destacan propuestas ambientales, propuestas sobre los alquileres, supermercados cooperativos entre vecinos, economía solidaria, ayuda en el ámbito energético, comercio justo, salud emocional, o mascarillas solidarias, entre otras muchas propuestas solidarias.

Informe descargable en este link.

 

Comments are closed.