Fusión de culturas en los platos de Sabaidi Café

29. septiembre 2020 | Por | Categoria: Creación de Empresas
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Sabaidi

Sabaidi Café abrió sus puertas el 9 de marzo en el Segundo Ensanche. Cinco días después cerraron por el confinamiento y reabrieron el 20 de mayo, al principio solo con la terraza, luego fueron ampliando el aforo, “siempre cumpliendo con las medidas establecidas y las distancias de seguridad” porque, explican, su prioridad es “que la clientela se sienta cómoda y segura”.

En Inglaterra trabajaron durante una temporada en una cafetería como camareros y supervisores de la misma, por lo que experiencia en gestionar un negocio de estas características y de atención al cliente no les falta. Vieron una buena oportunidad de emprendimiento con este negocio, y se tomaron su tiempo para encontrar un local que se adaptase a sus necesidades, una antigua hamburguesería que se traspasaba y, además, en una zona “muy buena”. Acostumbrados al sistema inglés, “donde todo funciona más rápido”, y encontrarse aquí una burocracia “complicada y ambigua”, acudieron a la Cámara de Comercio para pedir ayuda con las gestiones, y desde esta entidad les pusieron en contacto con Cein y Anel. “Nos ofrecieron una ayuda que nos vino genial porque si no conoces el funcionamiento, estás más centrado en los papeles que en otras cuestiones relacionadas con el desarrollo de tu negocio. Sin ellos hubiéramos tardado muchísimo tiempo en tramitar todo”, agradecen.

Ilaria y Andrés hicieron un plan de negocio y un estudio de viabilidad, y a la hora de elegir qué tipo de empresa constituir, se decantaron por la sociedad microcooperativa porque las condiciones les parecían las más consecuentes e idóneas con la idea que tenían. “Anel nos asesoró en todo momento de una manera muy personal, fue la mayor impulsora de nuestro proyecto y de que optáramos por esta personalidad jurídica. Económicamente era la mejor opción”, reconocen.

Sabaidi7

La mayor inversión que acometieron fue el traspaso del negocio. Después, ellos mismos pintaron y redecoraron el establecimiento, y lo bautizaron como Sabaidi, que significa “hola” en laosiano, un país (Laos) que les encantó por la educación y la cercanía de sus habitantes. “Hemos jugado con la decoración para atraer clientela de todas las edades, con las lámparas, los cuadros, las plantas… Hemos conseguido que se sienta muy cómoda con el ambiente, la música y la atmósfera creada”, se enorgullecen. También de que sus clientes repitan, les recomienden y les encante “probar platos con sabores que no encuentran en otros locales”.

Carta con platos adaptados a los gustos de los clientes

Por las mañanas, Ilaria y Andrés ofrecen en Sabaidi tartas y bizcochos caseros, tostadas especiales y una gama de tés y cafés de gran calidad. Al mediodía y por la noche disponen de una carta de platos en los que se reflejan la fusión de influencias de sus países de origen (Italia y Colombia), de su estancia en Inglaterra y de sus viajes.

Adaptan las recetas a los gustos de aquí, siempre “conservando la idea original”, y con productos locales y de proximidad. “Utilizamos huevos de gallinas criadas en libertad, leche de kilómetro cero, productos de empresas de la zona… La gente apoya y valora este concepto”, comentan. También ofrecen alternativas vegetarianas y veganas en una carta que califican de “corta porque vamos añadiendo platos nuevos cuando estamos seguros de que son de calidad y gustan a la gente”.

Estos emprendedores inciden en que los inicios de un negocio tienen muchos altibajos y, en su caso, con la covid-19 estos altibajos se han intensificado mucho más. Aun así, a pesar de esta situación y del aforo limitado, y de ser nuevos, están trabajando mejor de lo esperado, cada día “vamos creciendo”.

“Esta limitación nos ha venido bien para corregir cosas y aprender. Somos una empresa flexible, siempre buscamos los errores para mejorar y que no se vuelvan a repetir, y así atender mejor a nuestros clientes. Tenemos un trato muy cercano, mantenemos al día nuestra web y redes sociales… todo lo valoran. Los clientes están contentos, repiten y nos recomiendan a su familia y amigos”, afirman.

 Sabaidi1

En Sabaidi Café, además de Ilaria y Andrés como socios-trabajadores, también dan empleo a otras dos personas. Con una atención de lunes a sábado, el domingo, el día más tranquilo del barrio, cierran para “aprovechar a descansar y refrescar ideas”, siempre con el objetivo de que su proyecto “crezca en calidad”. “Estamos orgullosos con lo que ofrecemos, hemos ajustado los precios a la media de la zona y, a pesar de los contratiempos, nos hemos mantenido fieles a nuestro plan de negocio”.

Sabaidi6

Comments are closed.