Innovación, funcionalidad y sostenibilidad, señas de Moest Arquitectura e Interiorismo

8. febrero 2019 | Por | Categoria: Creación de Empresas
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

1

Amigos desde el colegio, sus inquietudes les llevaron a estudiar juntos arquitectura en la Universidad de Navarra y, de ahí, a trabajar juntos y fundar su propio estudio. Borja Lorenzana Moreno y Miguel Pérez Estarriaga, de 30 años, forman Moest Arquitectura e Interiorismo, la primera microcooperativa profesional de Navarra, que busca aunar innovación, funcionalidad y sostenibilidad en sus proyectos.

Borja y Miguel comenzaron a trabajar juntos hace cinco años y, con el paso del tiempo, empezaron a pensar en la posibilidad de formalizar una sociedad y a valorar qué modelo se adecuaba mejor “a la idea que queríamos de estudio y a la que queremos desarrollar”, explican. A través de unos clientes (que se habían constituido como microcooperativa) conocieron a Anel y, tras acudir a unas charlas que impartía, se convencieron de dar el paso. Desde Anel les explicaron las diferencias entre microcooperativa y cooperativa, comprobaron las ventajas de la microoperativa y tomaron la decisión de constituirse como tal.

El camino, recuerdan, fue largo. “Somos la primera empresa de Navarra en ser microcooperativa profesional porque estamos asociados al Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro. La ley de de sociedades profesionales te exige inscribirte en el registro mercantil y la ley de cooperativas, inscribirse en el suyo, y de ahí el conflicto”, indican. Casi seis meses les costó adecuar las escrituras para que cumplieran los requisitos de ambos registros y poder “nacer” como microcooperativa en octubre del pasado año. Durante este periodo contaron con la ayuda de Anel, del Colegio de Arquitectos y del notario. “Te sientes acompañado y este apoyo te facilita mucho todas las gestiones, sobre todo, en los pasos que tienes que dar en cada momento”, añaden.

4

Situados en la calle Río Alzania, 19, de Pamplona, habitualmente trabajan en proyectos de interiorismo de locales y viviendas, ya que “al ser proyectos más pequeños, es más fácil que la gente confíe en un estudio joven”. Y a fuerza de ir trabajando bien y del boca a boca, como explican, han ido creciendo cada año. Empezaron con un proyecto, luego tres, ocho, doce… y el año pasado presentaron casi 30 propuestas. “Cada vez entran menos proyectos “de cercanía” y más clientes con proyectos más grandes. Aunque esto no significa que descuidemos los proyectos pequeños, que son los que nos han dado de comer y lo tenemos muy presente”, comentan.

Mejor Iniciativa Joven de Economía Social

A pesar de su juventud, a Borja y Miguel no les faltan los reconocimientos, señal de su buen hacer. Uno de ellos es el premio al mejor proyecto de interiorismo otorgado por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro y que valora la mejor obra diseñada en País Vasco y Navarra de los últimos tres años. “Nos lo dieron en 2016 con nuestro tercer trabajo. Es un premio importante porque te lo da tu sector”, indican.

Este premio, recuerdan, les ayudó mucho a la hora de trasmitir seguridad a sus clientes. “Para casi el 100% de nuestros clientes una reforma de su casa o de su negocio es el proyecto de su vida y confiar en la gente joven cuesta. Está claro que, cuando empiezas, tienes menos experiencia, pero se suple con muchas ganas e interés”, apuntan.

3

Otro reconocimiento consiguieron en diciembre del año pasado, cuando se quedaron semifinalistas del galardón Mejor Iniciativa Joven de Economía Social en la primera edición de los Premios de Economía Social Hasi Gazte, cuyo objetivo es apoyar la consolidación y expansión de la Economía Social en Navarra. A esta categoría se presentaron 24 empresas, de las cuales 5 pasaron a la segunda ronda. En esta fase, de cara a la exposición que tenían que presentar al jurado, en CEIN les dieron una formación en la que dos expertos les asesoraron en expresión oral. Y, aunque fueron uno de los tres finalistas, finalmente no consiguieron alzarse con el primer puesto. “Como premio, además del económico para la empresa ganadora, nos llevan a las tres a Mondragón para conocer la cooperativa y su funcionamiento”, comentan.

La arquitectura es una profesión que exige muchas horas de trabajo, como bien conocen este par de emprendedores, y también un continuo reciclaje. Cada poco tiempo aparecen nuevos programas de diseño, nuevas exigencias y normativas, materiales… “que te exigen estar al día”. En este sentido, el Colegio de Arquitectos ofrece muchos cursos para actualizar sus conocimientos y así poder ofrecer lo mejor a sus clientes. Pero, además, a estas formaciones oficiales se les unen las “personales” que les han llevado a trabajar en el extranjero. Borja, durante tres meses, en un proyecto en Senegal, y Miguel, durante un año, en Nueva Zelanda. Unos bagajes que complementan y suman a su trayectoria vital y profesional.

5

Comments are closed.