Regulación del Trabajo a Distancia y Teletrabajo Real Decreto-Ley 28/2020, de 22 de septiembre, de Trabajo a Distancia

27. septiembre 2020 | Por | Categoria: circulares, Novedades legales, Novedades Legales archivo, Novedades Socios
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Regulación del Trabajo a Distancia y Teletrabajo

Real Decreto-Ley 28/2020, de 22 de septiembre, de Trabajo a Distancia

Qué se considera Trabajo a distancia y Teletrabajo, limitaciones e igualdad

Será de aplicación a las personas trabajadoras por cuenta ajena que desarrollen trabajo a distancia con carácter regular o con un mínimo del 30% de la jornada en un período de referencia de 3 meses, 1.5 días por semana.

Se distingue Trabajo a distancia como forma de trabajo de carácter regular en el lugar elegido por la persona trabajadora, Teletrabajo como trabajo a distancia mediante uso de medios telemáticos y Trabajo presencial prestado en el centro de trabajo o lugar determinado por la empresa.

También se establece igualdad de trato y no discriminación, donde no deben existir diferencias injustificadas entre las propias personas trabajadoras a distancia.

Se limita el trabajo a distancia para contratos celebrados con menores y en las relaciones en prácticas y para la formación y el aprendizaje (mínimo del 50% de prestación de servicios tiene carácter presencial).

Acuerdo de trabajo a distancia

Tiene carácter voluntario, no se puede aplicar como modificación sustancial de las condiciones de trabajo (art 41 ET) ni la persona trabajadora puede ser despedida por esta causa y requiere ser formalizado mediante la firma del denominado acuerdo de trabajo a distancia.

Existe la posibilidad de reversibilidad, variar la decisión de pasar de trabajo presencial a trabajo a distancia y viceversa por la persona trabajadora como para la Empresa, tal como se establezca en la negociación colectiva o, en su defecto, en los fijados en el acuerdo.

La persona que realiza trabajo a distancia la totalidad de la jornada tiene preferencia de acceso al trabajo presencial, total o parcial.

Los acuerdos deben tener un Contenido mínimo obligatorio sin perjuicio de la regulación al respecto en convenios o acuerdos colectivos: inventario de medios, de gastos, horarios y disponibilidad, lugar de trabajo, medios de control de la actividad, instrucciones sobre seguridad, duración del acuerdo, etc.

Cualquier cambio en las condiciones de prestación de servicios reflejadas en el acuerdo requerirán de acuerdo entre la Empresa y la persona trabajadora previo y por escrito

La empresa estará obligada a entregar copia a los representantes de los trabajadores y comunicado al SEPE, tanto de los ATD como de sus actualizaciones (modificaciones), en un plazo no superior a 10 días desde su formalización.

Derechos de los trabajadores a distancia

  • Derechos a la formación. Se deberá garantizar la participación efectiva, en las acciones formativas, de las personas que trabajan a distancia y la formación necesaria para su adecuado desarrollo.
  • Mismos derechos a la promoción profesional que aquellos que prestan servicios presenciales.
  • Derechos abono y compensación de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados con el desarrollo de su actividad laboral.
  • Derechos horario flexible y registro horario adecuado: El horario que debe constar en el Acuerdo es un punto de referencia y la obligación de registro horario debe reflejar fielmente la jornada de trabajo, sin perjuicio de la flexibilidad horaria.
  • Derechos relacionados con la prevención de riesgos laborales: se deberá realizar una evaluación de riesgos y una planificación de la actividad preventiva, que únicamente alcanzará la zona de la vivienda habilitada para la prestación de servicios.
  • Derecho a la intimidad del trabajador y protección de datos.
  • Derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo.
  • Derechos colectivos a las personas trabajadoras a distancia con el mismo contenido y alcance que para el resto de las personas trabajadoras.

Organización, dirección y control empresarial

Las personas trabajadoras a distancia deberán cumplir con las instrucciones sobre protección de datos empresa, las instrucciones sobre seguridad de la información y las condiciones e instrucciones de uso y conservación de equipos informáticos establecidos en la empresa, dentro de los términos pactados.

Por su parte, la Empresa podrá adoptar las medidas que estime oportunas de vigilancia y control, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando la consideración debida a su dignidad y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores con discapacidad.

Prórroga del Plan Mecuida

Se prorroga el Plan MECUIDA, que permanecerá vigente hasta el 31 de enero de 2021, que establece mecanismos para que los trabajadores que tengan responsabilidades familiares puedan solicitar permisos de adaptación o reducción de la jornada laboral, así como el uso preferente del teletrabajo allí donde sea posible. No se aplicará esta norma y no deberá formalizarse el Acuerdo Trabajo a Distancia cuando la causa sea la pandemia actual. Tampoco procede a abonar al trabajador por compensación de gastos de ningún tipo.

Hay dos tipos de medidas que los trabajadores pueden solicitar a las empresas: el derecho a la adaptación de la jornada por deberes de cuidado por circunstancias excepcionales relacionadas con el COVID-19, siendo la duración de estas medidas temporal y excepcional, mientras dure la situación de crisis sanitaria del COVID-19, y el derecho a una reducción especial de la jornada de trabajo.

Para finalizar,

La negociación colectiva (convenio o acuerdos colectivos) tiene un papel muy relevante en el que se le concede la posibilidad de establecer la identificación de los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia

Por otro lado, se establece unas reglas transitorias para las relaciones de trabajo a distancia ya vigentes, de manera que será íntegramente aplicable a las relaciones de trabajo vigentes y que estuvieran reguladas con anterioridad a su publicación por acuerdos y/o convenios colectivos, desde el momento en el que estos pierdan su vigencia; en el caso de que estos acuerdos no prevean un plazo de duración resultará de aplicación una vez transcurrido 1 año desde su publicación en el BOE salvo que las partes firmantes acuerden expresamente un plazo superior que, como máximo, podrá ser de 3 años.

El ATD deberá formalizarse en el plazo de 3 meses desde que la norma resulte de aplicación, conforme con las reglas anteriores. Y ello incluso mediante las necesarias adaptaciones o modificaciones en los ATD de carácter individual vigentes a la fecha de publicación de esta norma.

Esta regulación entra en vigor el día 13 de octubre de 2020.

Finalizada la prórroga de tres meses desde la finalización del estado de alarma, desde el pasado 21 de septiembre ha desaparecido el carácter preferente del trabajo a distancia que en su día estableció en el artículo 5 del RDL 8/2020, de 17 de marzo.

Se adjunta enlace al Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre:

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-11043

Comments are closed.