Con un buen equipo y un buen líder se logran los objetivos

19. mayo 2011 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

oceansPEQ

Una buena planificación, el trabajo en equipo con compromiso, el liderazgo en equipo y la motivación son algunas de las claves de Ocean´s Eleven, una película de 2001 dirigida por Lewis Milestone, protagonista de la última sesión del ciclo Cine-Empresa, celebrada el miércoles18 de mayo en los cines Carlos III.

El filme, con un reparto de lujo, narra la historia de Danny Ocean (George Clooney), que acaba de salir de la cárcel y ya tiene un nuevo plan: quiere robar los tres casinos dirigidos por Terry Benedict (Andy García), la pareja de su ex-mujer Tess (Julia Roberts). Primero debe conseguir que se unan a él un total de 10 ladrones, para formar los once de Ocean, una premisa de entrada que sirve para analizar muchas de las claves del día a día de nuestras empresas a la hora de encarar un proyecto.

María José Vivar y Miguel Iribertegui, experto en dirección de equipos comerciales, fueron los encargados de guiar a los asistentes a la proyección en un debate del que se extrapolaron varias conclusiones. En primer lugar, la importancia de crear un buen equipo, como lo hizo Clooney. Él eligió a los mejores ladrones para llevar a cabo su organizado plan. Dio por hecho su conocimiento previo pero la clave está en que además sirven también para desarrollar otras habilidades que surgen en forma de imprevistos y de las que no son expertos. Aquí, y aunque comenten errores, al final nada se va al traste porque todos saben salir del paso. Todo el equipo conocía y aceptaba los objetivos; tenía claro cuál era su responsabilidad y el trabajo que le fue asignado.

Según expuso Iribertegui, es clave también que el líder avisara al resto del equipo de lo peligroso del trabajo que iban a realizar, además de la recompensa lucrativa, sin esconder nada para que así se motiven. “En el mundo de la empresa, y más en los tiempos que corren, es importante hablar directamente de la recompensa que van a obtener si las cosas salen bien, porque a todos nos gusta el incentivo final”. De hecho, en el filme, llega un momento en el que el incentivo es tan grande que el reto, la dificultad hasta alcanzarlo, queda en un segundo plano.

A su juicio, existen varias tareas concretas. En primer lugar, el reconocimiento del mercado donde vamos a trabajar, conocer a la perfección el suelo que pisamos y no olvidar la importancia de los técnicos en el equipo, porque sin ellos la tarea a desarrollar es imposible. Una buena planificación es una buena base para un buen resultado. En la película, cada miembro del equipo desarrolla roles distintos y todos reconstruyen con pruebas su trabajo antes de realizar el definitivo. “Si se trata de un proyecto ambicioso”, señala Iribertegui, “primero hay que probar antes su eficacia en el mercado”.

El espionaje también es importante, enterarnos cómo trabaja la competencia, además del transporte, pieza clave en la película, preparado para huir con botín o sin él. Según Iribertegui, esto tiene que ver con la irreversibilidad del trabajo que hacemos. “Si no sale bien un proyecto es importante poder echar marcha atrás y empezar otro con el menor coste posible para la empresa”.

Por su parte, María José Vivar expuso algunas de las motivaciones principales de los protagonistas del filme. Además de la más evidente, la económica, el botín que lograría del robo, todo el equipo se sentía vivo, por primera vez desde había años habían recuperado la motivación en sus vidas, la adrenalina perdida. También existe la motivación del amor de Clooney por recuperar a su ex mujer, la venganza y la ambición por lograr algo grande.

Así, su unión era indispensable. Si cualquiera de las misiones de cada uno salía mal, todo se iba al traste. Todos eran igual de necesarios. Para lograr el éxito final, es importante analizar cómo entre ellos se escuchan y se preguntaban todo, tenían un gran compromiso y así no había fisuras. La comunicación no verbal entre ellos también era clave porque se entendían a la perfección con sólo mirarse y además todos sabían controlar sus emociones. En cuanto al liderazgo, Vivar destacó la confianza que todos depositan en Clooney, no hay fisuras. Hay un líder claro y otro gestor.

Con todo, la conclusión es clara: ante problemas, con un buen equipo y un buen líder, se logran los objetivos.

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.