Cooperativa de Iniciativa Social, un modelo de gobernanza diferente

21. diciembre 2017 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Foto tudela copia

El pasado día 18 de diciembre ANEL celebró en Tudela una Jornada dentro del marco del Convenio de Colaboración que tenemos con el Ayuntamiento de la capital ribera. En la misma se abordaron las características específicas de las cooperativas de iniciativa social orientadas a la integración laboral de personas que sufren exclusión social y, en general, a la satisfacción de necesidades sociales no atendidas por el mercado

Por parte del Ayuntamiento de Tudela participaron Sofía Pardo, concejal responsable de área de Comercio, Industria y empleo, y Marisa Marques, concejal responsable del Área de Servicios sociales. Contamos con David Astiz, como socio-cooperativista de Kamira, S. Coop. Iniciativa Social y por parte de ANEL, Antonio Martínez de Bujanda y Gemma Merino.

El objetivo que ANEL persigue con estas jornadas es la difusión del Modelo de Empresa de Economía Social y promover el emprendimiento bajo la forma jurídica de las Cooperativas de Trabajo Asociado y Sociedades Laborales.

Además, durante el 2017, como indica Gemma Merino, “hemos ampliado las actuaciones del ANEL en la Ribera de Navarra y se han abierto líneas de trabajo que tienen que ver con el desarrollo local a través de la Economía Social”.

La Cooperativa de Iniciativa Social es una forma jurídica de empresa, con “unas particularidades significativas, que no es muy conocida y que puede dar pie a desarrollar proyectos socio-empresariales muy interesantes”, explica Merino.

“Hablamos de una Cooperativa, por lo tanto, siempre partimos de un conjunto de personas que trabajan en torno a un Proyecto común y colaborativo”, añade. Concretamente, en la Ley de Cooperativas de Navarra se indica que tendrán la calificación de Cooperativa de Iniciativa Social “las Cooperativas sin ánimo de lucro que tengan como objeto social la prestación de servicios sociales y las que desarrollen cualquier actividad económica que tenga por finalidad el desarrollo de cualquier actividad económica que tenga por finalidad la integración laboral de personas que sufran cualquier clase de exclusión social y, en general, la satisfacción de necesidades sociales no atendidas por el mercado”.

ANEL ha sido pionera en contribuir a su constitución, con Kamira, S.Coop. que fue la primera Cooperativa de Iniciativa Social de Navarra. Por este motivo, “quisimos contar con su presencia para compartir su experiencia empresarial desde el año 2006 hasta el momento actual”.

Kamira

David Astiz, socio-cooperativista y actual miembro del Consejo Rector puso en valor este modelo de empresa que permite desarrollar actividades sostenibles y viables económicamente.

Así, Kamira, S. Coop. Inic. Social comenzó su andadura con 13 socios-cooperativistas y actualmente da trabajo a más de 100 personas. Se trata como explica Astiz de una “buena fórmula para el emprendimiento social ya que aporta un modelo de gestión flexible”. Además, es una figura jurídica que “de manera natural, da pie a la implicación de las personas”. En su caso, por la actividad realizada se trata de profesionales con una fuerte vocación y el hecho de “ser socios-cooperativistas lleva también a una implicación en la gestión empresarial y en la toma de decisiones importantes-estratégicas para la empresa”. Esto lo realizan a través de la participación en los diferentes órganos sociales: la Asamblea General de Socios y el Consejo Rector.

Foto[1] copia

A Kamira le han seguido otros proyectos de emprendimiento social como son Gure Sustraiak, S. Coop. Inic. Social; Ernaizu, S. Coop. de Inic. Social; Katakrak-1978 Kooperatiba S. Coop. Inic. Social; A tu Lado, S. Microcoop. Inic. Social y Nommad, S. Microcoop. Inic. Social. Y como ejemplo de Cooperativa de Servicios de Iniciativa Social y Mixta tenemos la Cooperativa de Emprendedores de Navarra, espacio donde los nuevos proyectos de autoempleo colectivo se desarrollan antes de convertirse en empresas. Esto permite a los emprendedores ejercer como empresarios y testar su producto-servicio en el mercado de forma real, reduciendo los riesgos.

Por este motivo, apunta Gemma Merino, “podemos concluir que el modelo de Empresa de Economía Social (Sociedad Laboral, Sociedad Cooperativa y S. Microcooperativa) cuenta a priori, con una serie de factores clave, como el modelo de gobernanza, entre otros, que bien gestionados proporcionan una serie de ventajas competitivas claras y muestra de ello es el valor-resultado que aportan a la sociedad”.

Comments are closed.