Ignacio Ugalde: la Economía Social tiene que ser un elemento clave de la reactivación de Navarra

18. septiembre 2020 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Foto Ignacio Plan ES[1]

El balance del I Primer Plan Integral de Economía Social 2017-2020 ha sido muy positivo, según indicó Ignacio Ugalde, presidente de CEPES Navarra y de ANEL, en la presentación que ha tenido lugar hoy viernes 18 de septiembre, organizada por el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra. “Se han generado logros muy importantes, fruto de mucho trabajo y esfuerzo, de la cooperación entre entidades de Economía Social y las instituciones, de la colaboración público privada”, explicó Ugalde por lo que es necesario “aprovechar todo este potencial” y que la Economía Social sea un elemento clave en la reactivación de Navarra.

En este sentido tanto ANEL como las diferentes organizaciones de la Economía Social de nuestra comunidad agrupadas en CEPES Navarra, ya están trabajando en los ejes estratégicos de un nuevo Plan. Por eso, como aseguró Ignacio Ugalde: “la Economía Social vamos a poner toda nuestra energía para que el II Plan Integral sea una herramienta de desarrollo sostenible no solo para nuestras empresas  y entidades, si no para toda Navarra”.

El Consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi Olaizola abrió la jornada  con la presentación del balance del primer “Plan integral de economía social (2017-2020)” en la que hizo un repaso de los principales indicadores obtenidos, que muestran que “el plan ha contribuido a la mejora de la economía en general”.

Entre los hitos del Plan, Ayerdi incidió en el logro de dos grandes objetivos: el incrementar al menos en un 20% el número de personas empleadas en la Economía Social, lo que “se ha superado al alcanzar el 21%”. Además, el 10,2% de las empresas creadas en Navarra han sido de Economía Social, especialmente cooperativas, frente al 10% planteado en el Plan.

En su intervención también destacó la iniciativa de innovación social Escuela Transfronteriza de Economía Social. Se trata de una iniciativa en cuyo núcleo está ANEL.

El encuentro, que por medidas se seguridad se celebró de forma mixta, presencial con un aforo muy reducido y en streaming, contó con la participación de Izaskun Goñi, directora general de Política de Empresa, Proyecto Internacional y Trabajo del Gobierno de Navarra y presidenta de la Comisión de Seguimiento del Plan Integral de Economía Social, así como con la presencia de representantes de entidades de economía social, gobierno de Navarra y del Parlamento de Navarra. El encuentro contó con la asistencia on line de representantes de otras comunidades autónomas interesadas en conocer los pasos dados por Navarra para potenciar su tejido empresarial de Economía Social.

Balance y an†lisis resultados_alta@Maite H. Mateo1 copia

Incrementar, potenciar y fortalecer

Navarra cuenta con 1.100 empresas de Economía Social que están presentes en todos los sectores de actividad y que generan más de 20.000 empleos directos, con una facturación que equivale al 12% del PIB.

Desde CEPES Navarra se marcaron tres objetivos a la hora de evaluar los resultados del Primer Plan Integral de Economía Social: incrementar el empleo sostenible, potenciar el tejido empresarial y fortalecer el posicionamiento de Navarra como región de referencia en Economía Social tanto a nivel nacional como europeo. Unos hitos que como indicó Ignacio Ugalde, se han cumplido de forma satisfactoria.

En relación con el primer objetivo, se ha producido un importante incremento del empleo neto. Ugalde destacó un dato que las cooperativas trabajo y sociedades laborales han generado la incorporación de 2.258 personas como socias trabajadoras. “Esto supone la creación de empleo estable y de calidad, arraigado en el territorio y con capacidad de participación y decisión en la empresa”.

En términos relativos este resultado supone un incremento del 22,07% del empleo. Es decir que, el empleo en cooperativas y sociedades laborales se ha incrementado en mayor proporción que el conjunto del empleo privado de Navarra durante este periodo.

Así mismo 1.873 personas han participado en acciones de capacitación en Economía Social con el objetivo de incrementar la sostenibilidad del empleo y la mejora de la empleabilidad. Además, se ha trabajado en formas innovadoras de gestión como es el liderazgo participativo con acciones en las que han tomado parte 1.681 personas, en los últimos dos años. “Todo ello contribuye a trasladar a la sociedad un modelo de organización más democrático, horizontal y eficiente”, como puntualizó el presidente de CEPES Navarra y de ANEL.

Un aspecto clave del Plan Integral de Economía Social ha sido contribuir a fortalecer el tejido empresarial navarro. Como explicó Ignacio Ugalde: “se trata de un objetivo que se logra a través de la creación de empresas de Economía Social, ya que estas no deslocalizan, invierten en el territorio y generan un desarrollo sostenible, con visión de largo plazo y más equitativo”.

Así se han creado 324 cooperativas de trabajo asociado y sociedades Laborales en tres años, resultado que supera el objetivo del Plan de 300 nuevas empresas creadas para cuatro años.

Para la consecución de estos resultados es de destacar la figura de la Microcooperativa que “responde muy bien a las necesidades de emprendimiento colectivo y de la Cooperativa de Emprendedores que contribuye a optimizar la adaptación al mercado de los proyectos más innovadores y es una importante herramienta de capacitación para la empleabilidad y el emprendimiento”.

Es de destacar también el esfuerzo por la inversión de cooperativas de trabajo y sociedades laborales, con 282 expedientes en el programa de Economía Social durante los tres últimos años. “Una buena muestra del firme compromiso de este modelo empresarial por consolidar y fortalecer sus proyectos, que es la mejor garantía para un desarrollo sostenible en Navarra”, añadió Ugalde.

Balance y an†lisis resultados_alta@Maite H. Mateo8

El presidente de CEPES Navarra también destacó el trabajo realizado para favorecer la integración de las cooperativas agroalimentarias, como “un mecanismo fundamental para lograr estructuras más fuertes e innovadoras, capaces de generar economía de escala y contribuir al arraigo de la población en las comarcas rurales”.

Es de destacar, igualmente, la intensa labor realizada por parte de las entidades de Economía Solidaria en la implantación de la Auditoría Social y en la puesta en marcha del proyecto colaborativo Geltoki.

También es importante “hacer pública la esencial actividad realizada desde las empresas de Inserción Socio Laboral para seguir ofreciendo oportunidades no solo de empleo, sino también de desarrollo personal para tantas personas en riesgo de exclusión, así como desde Fundaciones y  Centros Especiales de Empleo de Iniciativa Social para que nadie quede atrás”.

“Todo este esfuerzo conjunto está sostenido por personas que tienen unos valores, que creen en la responsabilidad y el compromiso. Por eso, a través del Plan hemos buscado que esos valores, que creemos imprescindibles para una sociedad más equilibrada y justa, puedan ser compartidos y trasladados a otras organizaciones”. Para ello se ha diseñado un Modelo de Gestión específico, el GPES, con herramientas para potenciar los principios de la Economía Social.

Referentes en Economía Social

En su intervención, el presidente de CEPES Navarra también abordó nuestra comunidad es referente en Economía Social tanto a nivel nacional, como Europeo. “Nos situamos entre las dos primeras comunidades autónomas en creación y empleo de cooperativas y sociedades laborales. Y si contemplamos únicamente el dato de generación de empleo estamos un 230% por encima de la media nacional”.

También Navarra destaca por sus políticas públicas de apoyo a la Economía Social, siendo la única región europea que integra la Economía Social en la Estrategia Regional de Especialización Inteligente S3 y la única comunidad autónoma que la incorpora en la gobernanza del Servicio Regional de Empleo y en el Plan de Políticas Activas de Empleo. “Pero también somos referentes por la pionera Unidad de Innovación Social, en el ámbito de la Eurorregion por el proyecto transfronterizo ETESS y en el ámbito europeo a través del liderazgo de la Plataforma europea para el impulso de la Economía Social empresarial”, explicó.

Compromiso y responsabilidad

“Nos encontramos en una situación inédita y muy compleja, cuyo enorme impacto en la vida de las personas y en el día a día de las empresas no se puede minimizar” como reconoció Ugalde, por lo que “desde la Economía Social queremos expresar nuestro compromiso con Navarra y comunicar que seguimos trabajando en todos los sectores de actividad, buscando soluciones para reducir, o al menos amortiguar el impacto de la pandemia, incluido entre aquellos colectivos más vulnerables”.

“Es un momento para la responsabilidad. Por eso, ahora más que nunca, se hace necesario que el II Plan Integral de Economía Social, en el que ya estamos participando en su elaboración, contribuya a que este modelo económico basado en las personas sea un pilar fundamental para la recuperación”, aseguró.

Por eso, desde CEPES Navarra hemos realizado ya algunas propuestas para el Plan Reactivar Navarra que consideramos que deberían potenciarse a través del Segundo Plan Integral de Economía Social.

Balance y an†lisis resultados_alta@Maite H. Mateo5 copia

Entre ellas el facilitar las reconversiones y transformaciones de empresas en crisis con el fin de garantizar su continuidad a través de medidas legales para favorecer la transmisión de la unidad productiva a las personas trabajadoras. “Esto solo será posible con los adecuados mecanismos de financiación que les permitan disponer de recursos económicos y financieros suficientes para el relanzamiento de la actividad.

También es necesario potenciar el emprendimiento cooperativo, además de apoyar planes de viabilidad y de consolidación para empresas de reciente creación a las que la actual situación de crisis puede poner en serias dificultades. Además de favorecer formulas innovadoras de cooperativismo comarcal y de emprendimiento social y rural, entre otras opciones

Otra medida necesaria es el movilizar instrumentos públicos y privados que fomenten proyectos de Economía Social en áreas estratégicas como la industria, las energías renovables, la sanidad, la innovación social, la digitalización, la inclusión, la economía circular y la educación, entre otros.

Además, hemos de recalcar la necesidad de medidas claras de incentivo y apoyo a la integración cooperativa. En muchas áreas rurales la cooperativa es el principal motor económico, de ahí la necesidad de fusiones entre cooperativas para fortalecerlas, incrementar la rentabilidad y el empleo de calidad. Una reestructuración acorde con la vertebración de la cadena alimentaria para dar respuesta a las exigencias de innovación y valor añadido y que favorezca la incorporación de jóvenes y mujeres al mundo agrario.

También es necesario un mayor apoyo a las empresas de inserción laboral posibilitando unos trámites más ágiles y el fomento de los instrumentos de financiación de los centros especiales de empleo, además de activar la reserva mercado del 6% en los contratos públicos para generar empleo para los colectivos más vulnerables.

Entre las medidas, que reflejan la pluralidad de las aportaciones que puede realizar la Economía Social, está también la transición digital justa, el cambio a un modelo energético para más accesible, el poner en valor el comercio de proximidad y de kilometro cero y las finanzas éticas.

Otros aspectos a tener en cuenta son el potenciar y profesionalizar los servicios a las personas, el facilitar la creación de fundaciones que generen empleo y el desarrollar mecanismos como los microcréditos con avales públicos.

“A pesar del brusco cambio de paradigma que ha generado la pandemia,  creemos que precisamente los principios y los resultados de la Economía Social están más vigentes que nunca.  Es necesario compromiso, esfuerzo, responsabilidad, solidaridad, cooperación y trabajar juntas y juntos para salir adelante”, apuntó Ugalde.

CEPES Navarra

En el encuentro también tomaron parte representantes de las diferentes familias de la Economía Social que forman parte de CEPES Navarra, abordando lo que ha supuesto el I Plan en su sector de actividad.

CEPES Navarra es la confederación de las entidades que representan a las diferentes familias de Economía Social y que trabajan juntas para consolidar y desarrollar un modelo empresarial basado en las personas, innovador y responsable, que no deje a nadie atrás. En CEPES están reunidos EINA la entidad que representa a las Empresas de Inserción Socio Laboral; UCAN que agrupa a las Cooperativas Agroalimentarias; ANEL organización que une a las Cooperativas y Sociedades Laborales navarras; Fundaciones de Navarra y REAS que aglutina a las entidades de la economía solidaria de Navarra, a las que se han unido los Centros Especiales de Empleo de Iniciativa Social a través su asociación, CEISNA.

La jornada se cerró con la ponencia de Patxi Vera, director-gerente de UCAN, sobre la “Monetización del Valor Social desde la aportación de las Cooperativas al valor social del territorio”, una iniciativa de contabilidad social para medir el efecto multiplicador que las organizaciones tienen en su entorno y en la que UCAN y ANEL han sido pioneras en Navarra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.