“Lo difícil no es elaborar una estrategia, es lograr que las personas la sigan”

1. marzo 2017 | Por | Categoria: Liderazgo Participativo
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

DSC_0026 copia

Tomás Alarcón,  Director de Recursos humanos en Biopharmaceuticals 3P ha intervenido en el Taller de Dirección estratégica, dentro del Programa de Competencias clave de Liderazgo participativo. A partir de la constatación de que  “las empresas tienen que aportar valor”, Alarcón ha resaltado que  “la organización debe centrarse en las personas”. Este es un resumen de su intervención.

 Las empresas tienen mayor número de oportunidades de desarrollo si trabajan desde la globalidad, optimizando sus procesos. Y es la parte estratégica la que te ayuda a decidir cómo lo tienes que hacer.

La necesidad de conseguir un desempeño organizativo excelente y contribuir a los objetivos de la compañía pasa por las personas y por cómo hacen las cosas. Alinear los valores y los comportamientos corporativos a las necesidades del negocio, haciendo que las cosas se hagan como necesitamos es hoy una prioridad para las organizaciones y para sus directivos.

Toda empresa diseña su misión, visión y valores, pero estos hay que traducirlos a comportamientos observables. Y esto es lo que estamos haciendo actualmente en nuestra empresa.

Los valores, son principios éticos sobre los que se asienta la cultura de nuestra empresa y nos permiten crear nuestras pautas de comportamiento, son los principios básicos que se deben observar en el actuar diario, para el logro de la misión.

Cuando ingresamos a una empresa con valores ya definidos, decidimos asumirlos y ponerlos en práctica. Así que, asumir los valores de una organización en la que nos interesa estar, es una responsabilidad individual.

Las empresas cada vez más, le otorgan mayor importancia a la gestión de sus valores, por el impacto que éstos generan en el cumplimiento de sus objetivos estratégicos.

El desafío de nuestras organizaciones, es poder darle sentido a los valores y para ello es necesario, que sus integrantes compartan el significado explícito de los valores propuestos, comprendan los comportamientos que implican y estén dispuestos a  ponerlos en práctica.

Comportamiento es lo que hacen y compromiso es, que quieran hacerlo. Buscamos el compromiso que se evidencia en la acción, en poner en práctica determinados comportamientos que nos permiten lograr los mejores resultados, comportamientos alineados con nuestra misión y visión.

Dicho de otra forma, necesitas convertir las “listas de valores” en “listas de comportamientos específicos” por cada valor identificado, ya que el comportamiento es el foco, en el que se centran hoy los esfuerzos de gestión de personas.

DSC_0022 copia

El 30% del tiempo del directivo se tienen que dedicar a las personas.  La mayoría de las organizaciones y sus directivos dedican menos del 20% del tiempo al área de Personas, dirección y el desarrollo del talento. Aquellas organizaciones que eligen al personal como su principal prioridad tienen mayores oportunidades de alcanzar el éxito.

Una fuerza laboral capacitada, motivada, interesada en el trabajo que realiza y en la compañía donde están es capaz de rendir más.

La tipología de estas relaciones y conductas determinan la eficiencia de sus procesos y la calidad de sus resultados.

En un equipo, todos los componentes son iguales de necesarios y todos deben caminar en dirección al proyecto, identificándose con la cultura corporativa, conociendo los valores de la organización, participando de la estrategia corporativa y conociendo los aspectos más relevantes del plan estratégico.

El éxito de una estrategia es el establecimiento de mecanismos para dar voz y voto a las personas, cuando las personas somos más conscientes, es más fácil identificarse con lo que hace la empresa. Tenemos que trabajar una mayor visión de apertura.

Comments are closed.