Más clientes con mejores equipos

13. abril 2011 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

IMG_0637

Pensar y actuar para la mejora de resultados. Las empresas que están sorteando mejor la crisis son aquellas que orientan su actividad al cliente y que se adaptan rápidamente a los cambios que se están produciendo, además de aquellas en las que las personas se sienten alineadas e implicadas con una misma estrategia. ANEL, consciente de que estas son dos claves primordiales, ofrece a sus socios un nuevo servicio de apoyo a la gestión para Sociedades Labores en Mejora de la Organización Comercial y Gestión de las personas.

Estas asistencias, con herramientas diseñadas para Cooperativas y Sociedades Laborales, cuentan con una importante subvención del Servicio Navarro de Empleo. El límite de las ayudas alcanza el 75% del coste de los trabajos que se realicen con un máximo de 3.000 euros por empresa y el plazo para la realización de la actuación debe ser antes del 31 de octubre.

Según explicó Enrique Ciaurriz durante la jornada de presentación celebrada el martes 12 de abril en la sede de ANEL, en primer lugar, el PLAN COMERCIAL es una herramienta que identifica los mercados, define nuestra ventaja competitiva, marca los objetivos comerciales y despliega las estrategias en acciones para conseguirlos. Se lleva a cabo con la empresa y dos técnicos de ANEL, de fácil implantación y que se puede llegar a realizar en un máximo de 5 sesiones de 4 horas.

Se trata, recalcó, de la planificación del viaje. A la hora de embarcar, primero debes decidir a qué puerto te diriges, en qué barco, con qué personas y analizar las condiciones climáticas que te encontrarás. Y sólo después de agotar estos pasos, podrás actuar, empezar el viaje y ya sobre la ruta, corregir. Así, esta herramienta identifica estos elementos y sirve de mapa para el viaje.

Para llegar a buen puerto, “el plan de acompañamiento es básico”. Para ello, ANEL ayuda en el proceso como apoyo exterior y seguimiento, ya que “llevar a cabo sólo la planificación, a menudo no sirve”, porque “el diagnóstico se queda en el cajón”. Los resultados sólo se verán con la búsqueda de la diferenciación, “que es lo que nos ayuda a que el cliente se fije en nosotros, a darnos voz en el mercado, a ser únicos y por tanto, menos sensibles a bajadas de precios”.

Se lleva a cabo con la empresa y un técnico de ANEL, y se articula mediante reuniones periódicas con el quipo comercial y con duración de unas tres horas por sesión.

Gestión de personas

Por otra parte, María José Vivar expuso en la jornada la ASISTENCIA DE GESTIÓN DE PERSONAS a través de dos tipos de diagnósticos y un plan de seguimiento. Hablamos de Diagnóstico de clima laboral, Belbin y desarrollo de equipos.

DIAGNÓSTICO DE CLIMA LABORAL, que permite conocer el ambiente laboral de una empresa y la percepción real que tiene su personal. “Una herramienta de diagnóstico, no de solución” y por lo tanto, hay que tener claro que después de su realización hay que definir e implementar una serie de acciones, es decir, elaborar un plan de acción. Todo ello permitirá identificar los conflictos, el liderazgo, la satisfacción, estructura-organización, la motivación para “conocer así la opinión de la gente con respecto a muchos temas relacionados con la organización, para anticipar focos de preocupación, detectar problemas y posibles focos de conflicto.

DIAGNÓSTICO BELBIN: Un diagnóstico que permite a una persona en particular o a un equipo beneficiarse del conocimiento individual y de esta manera adaptarse a las exigencias del entorno; el conocimiento de uno mismo sobre lo que puede aportar al equipo y definir tantos los puntos fuertes del equipo como sus carencias para poder suplirlas de manera externa o a través del esfuerzo interno. Una foto individual de cada una de las personas a través de la opinión de sus compañeros para evidenciar así qué roles no tenemos para que a futuro la foto sea completa.

DESARROLLO DE EQUIPO: Es un entrenamiento de una persona o de un equipo, a partir de sus necesidades, para el desarrollo de su potencial y de sus habilidades. Sirve para favorecer el auto-conocimiento, la conciencia de sus prioridades y valores y el desarrollo de un mayor equilibrio personal. Los profesionales aprenden con ello a potenciar sus fortalezas y a mejorar su liderazgo y sus resultados, cualitativos y cuantitativos, una excelente herramienta para identificar las metas que se desean alcanzar y para poder poner en marcha las acciones orientadas a facilitar su consecución. Busca, por tanto, el desarrollo de equipos de alto rendimiento y trabaja sobre la comunicación, la confianza y la cohesión de sus integrantes. Según explicó Vivar, miembros de ANEL irían a la organización para observar desde fuera para que cuando vean que algo no funciona, pedir permiso y plantear preguntas sobre la implicación real.

Con todo, ANEL quiere ofrecer apoyos y para ello facilita las herramientas que ayuden a tener metodología y criterio para tomar decisiones en áreas pensadas y diseñadas para la empresa y trabajadas de forma personalizada.

Comments are closed.