Nacohi, veteranía y frescura caminan juntas de la mano hacia el futuro

25. enero 2017 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

IMG_0384

La empresa asociada a ANEL Nacohi S.A.L, acaba de celebrar su vigésimo aniversario. 20 años han pasado desde que aquel 1996 siete emprendedores abriesen las puertas de una nave sita en el Polígono Talluntxe de Noain. Al poco tiempo se trasladaron al Polígono Ipertegi II de Orkoien a la misma nave que hoy se les queda pequeña y cuyos metros van a ampliar adquiriendo una nave contigua que les aportará casi 1000 metros extra de espacio.

Dos decenios en los que han vivido de todo, tanto bueno como malo, en los que han ido ampliando el número de trabajadores de 7 a 25, de los cuales 21 son socios. Por eso se encuentran en una etapa de transmisión de conocimiento, de traspaso de sabiduría y de buen hacer a los más jóvenes.

La empresa de Economía Social dedicada a dar un servicio global en óleo-hidráulica vive un momento de cambio y de transición. Por un lado, el relevo generacional, en el que llevan varios años trabajando para que los veteranos transmitan a los más jóvenes todo el conocimiento adquirido a lo largo de estos años, así como los valores y la filosofía de la empresa con el fin de seguir ofreciendo los mismos servicios y con la misma calidad otros tantos decenios más. Y por otro lado, la compra de otra nave de mayor tamaño, que se suma a la que ya tienen ahora, ya que ésta se les va quedando pequeña para toda la maquinaria y productos con los que trabajan.

“De los siete socios que fundamos la empresa, tres de ellos nos vamos a jubilar y en 6 años, se jubilarán más. En ese tiempo, los jóvenes tienen que aprender a gestionar la dirección de la empresa, la responsabilidad, a tratar con los clientes y a solucionar los problemas que surgen en el día a día cuando nosotros no estemos, afirma Jesús María Amadoz, uno de los socios fundadores. Además de todo esto, deben mirar al futuro y buscar nuevas oportunidades”, añade.

2

Dos generaciones bien distintas que se complementan a la perfección

Así, los veteranos son sinónimo de sabiduría, conocimiento experiencia y buen hacer, llevan la empresa en las venas, viven el proyecto y emanan su filosofía y valores por todos los poros de su piel. Los jóvenes, a su vez destacan por “su agilidad, valentía ante la toma de decisiones, por su fortaleza, autonomía y conocimientos tanto en la parte técnica como en los nuevos programas de diseño”.

Los veteranos provienen de otro mundo laboral

El proceso de relevo generacional en el caso de la Economía Social en general y en la S.A.L en particular, conlleva los valores intrínsecos a este tipo de forma jurídica. Por eso las personas que estén en el proyecto y formen parte de él, deben compartirlos, deben sentirlos y hacerlos suyos. “Este tipo de sociedad es una filosofía de vida, la empresa es un pedazo de cada uno de nosotros. Nos gusta la participación igualitaria de todos y cada uno de los socios así como de que la toma de decisiones sea conjunta”, agregan.

 En un mundo tan globalizado en el que podemos encontrar de todo en cualquier momento en internet, la competencia es cada vez mayor y más fuerte. Ante esta situación tan hostil, los socios de Nacohi cuentan con una gran baza, y es el conocimiento y la experiencia en su sector, ellos saben qué comprar, donde comprarlo y cómo montarlo y aplicarlo. “Este conocimiento, el know how, que hemos ido adquiriendo con la experiencia de más de 30 años en el sector, hace que sepamos dar solución a todas las necesidades que nos plantean nuestros clientes. Ellos son lo más importante y los cuidamos, estamos pendientes de ellos y de ofrecerles lo mejor. No somos sólo intermediarios entre los fabricantes y el cliente final, damos soluciones, cuando tienen un problema nos llaman a nosotros porque saben que les vamos a atender y vamos a hacerlo bien, a dar apoyo técnico y a ofrecer soluciones”, comentan.

1

Nueva nave, nuevos productos

A lo largo de los años se ha mantenido el personal de la empresa, “incluso durante la crisis hemos aumentado personal. La variedad en los clientes nos ha hecho sobrevivir, y es nuestro gran valor. Para ello tenemos que estar actualizándonos diariamente y buscando nuevos productos que nos aporten valor añadido”, explican. De hecho, con la nueva nave que han adquirido, que junto a la actual, suman un total de 1500m2, dan el primer paso para ampliar el negocio, para ofrecer nuevos productos y servicios. “A lo largo de estos años, hemos ido viendo que podríamos desarrollar nuevas líneas de negocio donde vemos que ya hay una necesidad real, que los clientes nos lo plantean. Es decir, creemos que podríamos llegar a cubrir estas nuevas necesidades que les surgen a nuestros clientes de la mano de las que ya trabajamos”, narran.

Objetivos cumplidos

Haciendo repaso y revisión de todo este camino, los socios valoran todos estos años muy positivamente y sobre todo, satisfechos con el trabajo realizado hasta la fecha: “Desde la fundación de la empresa hasta ahora hemos superado todos nuestros objetivos. El primero era mantener los puestos de trabajo, estar a gusto y tener buen ambiente. El segundo era el de hacer una empresa fuerte, tener un sitio en el que trabajar participando de las decisiones importantes y llegar a casa satisfechos con el trabajo que has hecho”, concluyen.

Comments are closed.