Persuadir en vez de ordenar

22. julio 2019 | Por | Categoria: Liderazgo Participativo
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Según Alberto Pardo, una de las habilidades fundamentales que debe tener un líder es la capacidad de persuadir, considerando la persuasión como el proceso que nos permite cambiar o reforzar las actitudes, opiniones y comportamientos de los demás.

DSC_0054

Para que este proceso sea eficaz, se requiere la habilidad de generar confianza y tener un gran poder de comunicación.

Taller realizado dentro del modelo de Liderazgo Participativo impulsado por ANEL y financiado por el Gobierno de Navarra.

El directivo, si quiere lograr alcanzar su objetivo a través del trabajo de sus colaboradores, debe persuadir más que ordenar.

La persuasión es más eficiente cuando se basa en la posibilidad de ganancias mutuas y comportamientos éticos.

La persuasión se basa en un complejo proceso que requiere cuidadosa preparación, diálogo bidireccional y una profunda comprensión sobre los mecanismos que influyen en las personas a la hora de tomar decisiones.

A lo largo del Taller hemos ido desgranado los siguientes aspectos que configuran la capacidad de influencia del Líder Participativo:

I.- CREDIBILIDAD: adquirida mediante la adquisición de conocimientos y experiencias, junto al establecimiento y mantenimiento de relaciones positivas y de confianza.

II.- DEFINICIÓN DE OBJETIVOS COMUNES: estableciendo metas que describan los beneficios que pueden obtener todos los componentes del equipo o de la empresa.

III.- INFORMACIÓN BASADA EN DATOS: el Líder debe basar su comunicación transmitiendo información veraz, contrastada y relevante para el equipo o la empresa, ejemplos e historias que la apoyen.

IV.- ATENCIÓN PERMANENTE A LAS EMOCIONES: la influencia tiene un alto componente emocional y el líder debe ser capaz de gestionar esas situaciones

V.- CONFIANZA: la confianza es un comportamiento complejo, compuesto por actitudes y conductas de alto impacto interpersonal que es necesario desarrollar con tino y delicadeza:

V.- SINCERIDAD: hay que mostrar nuestra convicción de que nuestra idea merece que otras personas le dediquen tiempo y atención. Si demostramos sinceridad y compromiso  es más fácil que los demás confíen en nosotros.

VI.- CUMPLIR LOS COMPROMISOS Y PROMESAS: compartir o dar reconocimiento a los colaboradores que han contribuido con buenas ideas. Siguiendo estos comportamientos se va construyendo una reputación de persona en la que se puede confiar.

VII.- ESTIMULAR LA EXPOSICIÓN DE IDEAS: para fomentar el diálogo y demostrar una actitud abierta a las perspectivas de los demás hay que escuchar y conocer sus preocupaciones. Hay que establecer un entorno en el que todos los colaboradores puedan compartir sus ideas y sentir que sus opiniones son valoradas y consideradas.

VIII.- PONER PRIMERO LOS INTERESES DE LOS DEMÁS: si las personas sienten que estás teniendo en cuenta  sus intereses, tienden a confiar.

IX.- SER HUMILDE Y RECONOCER NUESTROS ERRORES Y DEBILIDADES. Un abordaje honesto de las debilidades que puede tener nuestra propuesta puede ayudar a crear un sentimiento de confianza.

X.- APRENDER DE LA EXPERIENCIA: un líder participativo debe ser consciente en todo momento en que la experiencia no es lo que nos pasa, si no lo que hacemos con lo que nos pasa

Comments are closed.