Planificar para comprobar

9. mayo 2020 | Por | Categoria: Liderazgo Participativo
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Cada ser humano ha desarrollado un modelo de planificación que lo actualiza de manera natural según las experiencias vividas. Muy pocas personas se dedican a identificar formalmente la competencia de planificación que es una de las más importantes en la vida. Por ejemplo, para poder leer estas líneas te habrás planificado de alguna manera.

Por Jesus Maria Elizalde. Formador y consultor.

Desde el “protocolo de la vida”, cada persona desarrolla una manera muy personal de planificar y la mayoría de las planificaciones son de éxito. Eso conlleva que utilizaremos la misma manera de planificar para afrontar los acontecimientos futuros.

47629445 - a businessman in formal clothes is drawing a colourful business charts and icons on the white board. a concept of starting a new business. there are concrete wall and three black ceiling lights.

En el proceso de aprendizaje vivido a lo largo de los años hemos asentado esta manera de planificar y cada vez que hemos tenido que afrontar contextos nuevos, o roles nuevos en la vida, o responsabilidades que antes no teníamos,… muy rara vez nos plantearemos que necesitamos nuevas formas de planificar.

Parecido ocurre en las Organizaciones en las que desarrollamos nuestra actividad profesional. Cambios en Clientes, cambios en el mercado, cambios en las condiciones que nos vinculan, cambios de responsabilidades, aparición de un virus letal,… y un estilo de planificación no actualizado nos avocará a tener resultado no efectivos.

En esta situación de pandemia, ¡¡¡cuántas planificaciones están hechas desde puntos de mira obsoletos, que no son efectivas y que no van a tener éxito!!!

Muy pocas personas saben que planificar es dar forma al futuro en el presente con los recursos actuales y con los aprendizajes hechos en el pasado.

La realidad es que los seres humanos no sabemos qué va a ocurrir en el futuro. No somos videntes. Por eso nos ponemos a planificar (consciente e inconscientemente).

Planificar es imaginar. Y debemos tener presente que en la imaginación cabe todo. Es importante  planificar de manera realista y contando cómo es el mundo para hacerlo funcionar. Planificamos para poder atender a los cambios.

whiteboard-849803_960_720

Estas líneas están escritas para fijar algunas ideas centrales al planificar:

  • Nos orientamos hacia el futuro.
  • Generamos referencia.
  • Recibiremos información.
  • Iniciamos un proceso en el que incorporaremos la comprobación del plan en el mundo.
  • Haremos algo en el mundo real al cumplirse la planificación y también al no cumplirse.

Por tanto, toda planificación, vuelvo a repetir, está orientada hacia el futuro:

  • La planificación está vinculada con la previsión.
  • Es un proceso continuo con una serie de etapas definidas.
  • Continuamente estará influida por la incertidumbre.
  • Es una orientación hacia la toma de decisiones.
  • Es seleccionar entre varias alternativas, la mayoría de las veces.
  • Tiene en cuenta el sistema y los subsistemas involucrados.
  • Es asignación de recursos.

Y especialmente con la situación actual,  atendiendo al futuro, es importante revisar los planes que conllevarán programas, que estarán compuestos de proyectos, que se sustentarán en programas, que establecerán metas para desgranar las actividades que serán necesarias y describirán las tareas que tendremos que realizar.

Y para finalizar, vuelvo a insistir en la idea de que la planificación la establecemos para comprobarla en el mundo, con las tres formas de hacerlo: chequear, testar y evaluar. Comprobar es una forma de actualizar que las cosas estén como queremos que estén o como deberían estar.

Comments are closed.