Manhattan Escorts NYC Escorts

¿Por qué este equipo no funciona? Pregúntale al Método Belbin

15. septiembre 2009 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

BELBIN Accredited Users logo_0

ANEL, única organización navarra que cuenta con profesionales acreditados en la metodología Belbin, que permite el desarrollo y la creación de equipos de trabajo ha comenzado a aplicarla en empresas.

Una experiencia que está siendo muy bien acogida en organizaciones que quieren adaptarse mejor a los cambios que se están viviendo en una etapa complicada como la actual, además de para una selección más efectiva de personal, a la hora de realizar promociones internas, para evitar conflictos y orientar a los grupos de trabajo hacia los objetivos estratégicos.

Más allá de la “química”

Por qué un conjunto de buenos profesionales, que individualmente trabajan de forma eficaz y son apreciados por su buen carácter por sus amigos, convierten cualquier reunión en una olla a presión a punto de estallar. ¿Qué les hace incapaces de avanzar juntos?

La Metodología Belbin se basa en la teoría de roles de equipo, que son en palabras de su creador Meredith Belbin: “Nuestra particular tendencia a comportarnos, contribuir y relacionarnos socialmente.” Frente a la aparente pluralidad, existen un número finito de comportamientos en grupo, en concreto nueve, que implican unos patrones que surgen de forma natural.

Raro es que una persona posea un único rol, pero hay algunos para los que se adapta mejor y otros que pueden ser desarrollados en beneficio del conjunto. Como explican María José Vivar (Área de Liderazgo) y Arantxa Alfonso (Área de Personas) de ANEL ambas acreditadas en Metodología Belbin, el primer paso consiste en realizar un diagnóstico y a partir de ahí ver “las potencialidades y los aspectos de mejora”. Porque según sean los objetivos del grupo habrá que buscar “unos roles necesarios”, aunque un equipo, sea de dos, tres o 20 personas, estará realmente completo si posee los nueve roles.

“Muchas veces los roles de una persona no corresponden con el perfil necesario para su puesto aunque tenga los conocimientos técnicos necesarios. Y el rendimiento depende sobre todo de la actitud”, aseguran. Además, el predominio de personas con el mismo rol muy marcado puede generar conflicto. “Cuando analizas un grupo es fácil determinar quién va tener roces con quien.”.

Una de las características del Método Belbín es que exige la autoevaluación y la evaluación de los demás. “Y puede haber discordancia entre cómo uno se ve, y como lo ven sus compañeros”. En este caso no es cuestión de sembrar la discordia, sino de trazar un plan de acción con el objetivo solucionar los problemas.

“Es una herramienta que puede servir para aprender a delegar, porque siempre habrá algún rol tan antinatural para una persona que sería absurdo forzarle asumirlo, pero que otra puede realizar con eficacia y satisfacción”. Y este es solo un ejemplo.

Para conocer más sobre la teoría de los roles de equipo de Belbin

¿Cerebro, impulsor, investigador de recursos…? Descubre los 9 roles, sus fuerzas y debilidades.

 

 

Comments are closed.