Profesionalidad, horizontalidad y transparencia

7. agosto 2013 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook
SENATEL, S.coop.

A principios de este año, tras el cierre de la empresa donde estaban contratados, cinco trabajadores del sector antenista, con una dilatada experiencia profesional, se propusieron levantar Senatel Telecomunicaciones, una cooperativa con unos valores y filosofía muy diferentes a los que ellos conocían, donde se prima trabajar en lo que les gusta, el trato personalizado al cliente, la transparencia…

 

Cinco meses después, se encuentran ultimando los detalles de su oficina, ubicada en la calle Santa Vicenta María, 14, en San Jorge mientras comparten tareas.

Estos emprendedores y amigos son Mikel Ilarregi, Esther Sanz, Francisco Javier Hernando, Manuel Amatria y Francisco Javier Miguelena, todos con un perfil profesional de técnicos en el sector de las telecomunicaciones y con una experiencia profesional que oscila entre 12 y 20 años. Mucho tiempo de dedicación y de trabajo diario que les han servido para ofrecer un servicio integral en este sector así como la la mejor atención a los clientes, basada en la personalización y la transparencia, siempre siguiendo las últimas tendencias tecnológicas y aplicándolas a su trabajo diario.

Servicio integral para mayor comodidad del cliente

Si algo tuvieron claro desde el principio estos cinco socios fue la idea de ofrecer un servicio integral para que “los clientes no tengan que depender de varios gremios”.

De este modo, Senatel trabaja varios ámbitos: la instalación y el mantenimiento de antenas de televisión en viviendas y comunidades de vecinos, tanto en TDT como televisión vía satélite; Canal+; Porteros/Videoporteros; Videovigilancia; Mantenimiento eléctrico de portales; Fibra óptica. Complementan estos servicios con Internet Rural, es decir, ofrecen servicio de internet de banda ancha y telefonía en zonas a las cuales los operadores de internet no llegan.

Pero no comienzan de cero, sino que ya poseen una cartera de clientes de la anterior empresa, lo cual, siempre resulta estimulante a la hora de emprender un nuevo negocio. Ya desde el mes de febrero tenían en mente levantar su propia cooperativa pero se encontraban en una situación de incertidumbre ya que la empresa, a pesar de encontrarse en concurso de acreedores, no les despedía. Ante ese malestar, se ponen en contacto con ANEL. A partir de entonces, comienza el asesoramiento y la primera recomendación fue rechazar la oferta de compra de la empresa en la que se encontraban trabajando, debido a las deudas que ésta posee y a otros factores.

Después, los socios junto a los profesionales de ANEL comienzan a idear y a dar forma al Plan de Viabilidad de la nueva empresa, de tal forma que para cuando son despedidos en junio el plan ya está hecho. Este mismo mes comienzan con los trámites de constitución empresarial. A la hora de decidir la forma jurídica del nuevo proyecto ANEL les presentó varias pero se decantaron por la sociedad cooperativa por “los valores que promueve, porque fiscalmente tiene mejores condiciones y porque nos gusta este modelo para organizarnos, a pesar de que hay nos recomendaba otros modelos argumentando que 5 socios podía ser un modelo problemático “, explican.

Pero en el caso de Senatel no ha sido así, sino todo lo contrario ya que los cinco socios gozan de una bonita amistad, tanto dentro como fuera del trabajo, y de una efectiva comunicación que se transmite directamente en calidad y efectividad.

En definitiva, “la cooperativa nos permite trabajar en lo que nos gusta, aprendiendo y ofreciendo más cosas y otro trato más personal, mayor implicación”, subrayan.

 Con ANEL antes, durante y después

De ANEL destacan que les han tratado muy bien: “Nos han llevado de la mano durante todo el proceso, incluso antes de comenzar a elaborar el Plan de Viabilidad, cuando nos asesoraron sobre las posibilidades de salir de la otra empresa”, aseguran. Califican este asesoramiento como “imprescindible” y recalcan que la asociación ha tenido una “implicación total” con ellos. “Sin ANEL no estaríamos aquí”, destacan los socios.

Comments are closed.