Un día como hoy, hace tres años: ACSolar XXI y CIMA N.T.

30. septiembre 2010 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

cooperacion1

Ana Garrués, gerente de ACSolar XXI, y Alberto Alfaro, gerente de CIMA N.T., relatan su experiencia de cooperación para el desarrollo de Thermal Solar Simulator un programa informático que permite analizar todos los datos de una estación térmica solar para simular su funcionamiento en cualquier día del año y condiciones. Un proyecto de cooperación que ha dado lugar a un producto y que cumplía hoy 30 de septiembre, día de celebración de la jornada, “justo tres años”.

Los inicios se sitúan en “una apuesta del gobierno de Navarra” por la biotecnología, nanotecnología y energía renovable dentro del proyecto Euroinnova, en el que se buscó relacionar estos sectores con las empresas TIC, como “es el caso de CIMA”, explicó Alberto Alfaro, su gerente.

En estos grupos cada uno tenía que presentar ideas por lo que el primer paso fue “perder el miedo a compartir, porque no vale participar de forma pasiva”. De esta forma se reunieron 200 iniciativas formuladas desde por autónomos y micropymes a grandes empresas e instituciones públicas. De ellas se seleccionaron 35. Y finalmente se aprobaron 7, entre ellos la iniciativa Thermal Solar Simulator a la que correspondió una ayuda del 60%.

Fue a través del contacto con el centro de formación en energías renovables Cenifer, la que le animó a Ana Garrués de la empresa de energías renovables ACSolar a sumarse a este proyecto. Fue una cuestión de confianza, indica, ya que “no conocíamos al resto, ni nos conocían a nosotros”.

En enero de 2008 fue uno de los proyectos elegidos y a partir de ahí fue cuando se vieron las caras los cinco socios, AC Solar, Cenifer, Cima, Sistema y Mariano Bailly-Ballière (en su anterior denominación social). Ese fue “el momento de gloria”, recuerda, pero acto seguido hubo que ponerse a trabajar de forma muy rigurosa.

En esta fase previa fue especialmente compleja, porque cuando apenas se empezaban a conocer hubo que firmar un contrato lo que suponía “dar mucha información interna, algo muy estratégico”. A lo que añade Alberto Alfaro es un aspecto que hay que cuidar porque “es muy importante tener todo por escrito”.

Un aspecto que destaca Ana Garrués y que ha llevado al éxito de la cooperación ha sido el lograr un idioma común, que rompa los recelos, porque hay que estar dispuesto a poner en la mesa “todo el conocimiento propio”.

A partir de este proceso se ha creado una vinculación, lo que hace que actualmente estén “pensando en como seguir cooperando”.

“Dar a cambio de nada, pero no a cualquiera”

En opinión de Alfaro, una de las ventajas de la cooperación es romper las propias fronteras empresariales, ya que obliga “a pensar en global”. De esta forma se genera un mercado de oportunidades a partir de las diferentes experiencias y complementariedades.

En cuanto a los aspectos que es necesario superar están los diferentes enfoques, por lo que hay que “buscar lo que une de forma sincera”. Cooperar significa tener disposición a dar incluso a “cambio de nada”, pero “no a cualquiera”. Y destacó que las empresas de Economía Social tienen en su propia forma social “un buen principio de entrada para cooperar”. El hecho de que ANEL sea una asociación multidisciplinar “crea , además, ambientes facilitadores”.

Por su parte, Javier Baztarrika de Iniciativas Innovadoras destacó que los programas públicos de ayudas dan prioridad a la cooperación y en los casos de fondos europeos es una exigencia. Baztarrika desarrolló estas ayudas que pueden consultarse en el documento adjunto a esta noticia, donde se indica las características, plazos y cuantía y cómo obtener más información.

 

Adjuntos:

Programa Ayudas Públicas Cooperación

Comments are closed.