“Un equipo se diferencia de un grupo en que lucha por un objetivo común”

5. marzo 2013 | Por | Categoria: Noticias
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

AntxonArza1

Así lo ha manifestado Antxon Arza en una conferencia titulada ‘¡Seamos innovadores! Aunque nos corten las alas, seguiremos volando’, dentro de la Asamblea General de Coceta, que se ha celebrado por vez primera en Pamplona con el apoyo de ANEL.

Engañamos a los caracoles cuando los cocinamos. Si los pusiéramos desde el primer momento en agua hirviendo se meterían en sus conchas y sería imposible comerlos. Por eso vamos calentándolos poco a poco”. Con esta metáfora el deportista, formador y emprendedor, Antxon Arza ha querido reflejar el momento actual de la sociedad: “Es un momento difícil, da vergüenza ajena escuchar las noticias, pero por eso mismo puede ser nuestro gran momento empresarial”.

Para Antxon Arza, piragüista de vocación y propietario de Urkan Kayak, el éxito de una empresa se fundamenta en cuatro pilares: ilusión, comunicación, innovación y cohesión. “Un equipo se diferencia de un grupo en que lucha por un objetivo común. Cada miembro debe sentir orgullo de pertenencia. Algo por lo que merezca la pena luchar”, ha explicado al público, y ha añadido: “La ilusión es el motor de nuestras vidas”.

De ilusión sabe mucho Arza. De cómo tenerla, cómo perderla y lo más importante, cómo recuperarla. Miembro del conocido programa de TV ‘Al filo de lo imposible’, Arza vio en el año 2000 cómo su vida cambiaba drásticamente al tener un accidente con su piragua en Venezuela y quedarse parapléjico. Un hecho que lejos de condicionar su día a día le ha permitido vivir nuevas experiencias. “Lo noté enseguida, no iba a volver a caminar. Se te cae el mundo encima, sí, pero luego te das cuenta de que no estás sólo. Lo más importante es entender que la silla de ruedas está en el culo, no en la cabeza. Cuando lo consigues empiezas a superarte”, ha contado, mientras mostraba en una diapositiva una imagen de él, esquiando. “Cuando logras pequeños retos, los disfrutas más”, ha desvelado.

Según el piragüista, un buen jefe es aquel que agradece el buen trabajo realizado y tiende la mano en los malos momentos. Alguien capaz de crear “el sentimiento de equipo”. “Alguien que innove y comunique”. “En todas las empresas es necesario pensar y pedir ayuda, si es necesario”. La fase Alfa, el momento más tranquilo del cerebro, llega cuando estamos a punto de dormir.

“Ese instante es vital para la creatividad. Podemos educar a nuestro cerebro y potenciar su hemisferio derecho, el más creativo”, ha contado. En definitiva, en la empresa, como en la vida, es necesario decir un rotundo “no” al conformismo. “Es muy importante ser consciente de dónde estamos, porque hay gente que niega la realidad. Cuando se aceptan las circunstancias personales se deben analizar los recursos disponibles. Pensar, comunicar y sobre todo, actuar. No se trata de llorar porque nos ha tocado malas cartas en el juego, sino de jugar la mejor partida posible”, ha concluido.

Comments are closed.