Un fructífero encuentro territorial de Liderazgo Participativo en Tudela

30. septiembre 2019 | Por | Categoria: Liderazgo Participativo
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Encuentro Territorial Tudela

El pasado 23 de septiembre se ha celebrado un “Encuentro Territorial de Liderazgo Participativo” sobre la temática ¿Cómo influir en las Personas? en Tudela. En esta ocasión, ANEL organizó el encuentro en colaboración con la Asociación de Empresarios de la Ribera,AER, con la financiación del Gobierno de Navarra a través del Servicio Navarro de Empleo- Nafar Lansare. En el mismo tomaron parte 25 personas, entre las que se encontraban representantes de empresas asociadas a ANEL en la Ribera.

En esta ocasión participó como empresa asociada EROSKI, S. COOP. concretamente Katherine Oyarzun, Responsable de Gestión de Personas en la Ribera de Navarra, quien compartió con los asistentes, quien destacó la importancia de participar en eventos que “dan visibilidad al Liderazgo Participativo en las organizaciones, algo que se está haciendo en las sociedades cooperativas desde hace tiempo”.

Como explicó Katherine Oyarzun, esta jornada nos ha permitido compartir con empresas “nuestras vivencias, el saber hacer de nuestros socios cooperativistas, y reflexionar sobre  lo afortunados que somos atreviéndonos con un modelo de negocio peculiar, que nos ha permitido sostener 50 años de historias… con y para nuestros clientes”.

Como ponente Alex Valles, quien participa en diferentes programas sobre Liderazgo Participativo, abordó una de las habilidades pertenecientes al liderazgo: la influencia y cómo influir en los miembros del equipo.

La sesión se centró en las características de la habilidad de influir entendida ésta como la capacidad de persuadir, es decir, convencer para pensar, actuar y sentir de la manera que se desea. Se trata, a fin de cuentas, de una de las principales habilidades sociales y de relaciones interpersonales.

Durante la charla que tuvo un enfoque práctico y de diálogo abierto con los asistentes se evidenció que para ejercer influencia, desde la honestidad, hay que conocer a la otra persona, utilizar argumentos y buscar un vínculo emocional. De ahí la importancia de habilidades sociales como la sintonía, la empatía, la asertividad y reconocer cuál es el estilo de comunicación de tu interlocutor para adaptarte al mismo.

Además es necesario definir los argumentos clave que apoyan nuestro punto de vista o decisión y que la otra persona los adopte con convicción; para ello se necesita el llamado “argumentario” o conjunto de atributos o características de la situación. Es la parte más racional donde resulta clave la precisión y concreción de la información del contexto.

Como conclusiones a la sesión, Vallés destacó la importancia del respeto al interlocutor, de la sinceridad y la cordialidad, además de contar con su opinión, fomentar su participación, proporcionar la autonomía necesaria para que puedan decidir y facilitar recursos (información, medios, criterios, …). Para tener una influencia positiva en un equipo es fundamental reconocer el esfuerzo de los participantes y los resultados, y si es necesario, que cualquier corrección se realice de manera asertiva. Como apuntó Vallés es este entorno en el que se crea el liderazgo y la capacidad de influir se desarrollará de forma natural.

 

Comments are closed.