Usemos más el cerebro para variar

30. abril 2020 | Por | Categoria: Liderazgo Participativo
CompártenosEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Al estar recordándonos todos los días, machaconamente, que tenemos que mantener la distancia social de entre uno y dos metros de distancia, no he podido dejar de pensar en la manera en que nuestras neuronas funcionan adecuadamente, es decir, el poder de CONEXIÓN que generan. Por Jesús Maria Elizalde.

En el entramado de las conexiones del cerebro reside el acceso a nuestros recuerdos, a los rasgos de nuestra personalidad, a los conocimientos, a las habilidades, a las emociones, … de manera tal que sin estas conexiones, que determinan el funcionamiento cerebral, empezamos a tener auténticos problemas de todo tipo.

kisspng-blue-brain-project-wiring-diagram-connectome-neuron-5afc9b34b46456.3828608315265042447389El cerebro está formado por una sofisticada madeja de conexiones denominada “conectoma”. Si pudiéramos formar una fila alcanzarían unos 150.000 km., equivalente a dar cuatro vueltas al mundo.

El cerebro es un órgano maravilloso que procesa cerca de 400.000 mil millones de bits de información por segundo. Sin embargo, por lo general somos conscientes de sólo unos dos mil de esos bits, experimentando alrededor de 80.000 pensamientos cada día.
El nivel funcional de complejidad está determinado por cómo las neuronas se interrelacionan y conectan entre ellas, además de otras realidades. Si consideráramos cada conexión con una capacidad de un bit, estaríamos ante una capacidad de almacenamiento equivalente a unos 160.000 CD, o unos 20 millones de libros de 500 páginas cada uno.
Una diferencia muy notable entre el ser humano y el resto de los animales reside en esta conectividad. Y cualquier aprendizaje conlleva nuevas conexiones neuronales.

Conseguir cartografiar las conexiones del cerebro humano era el reto científico más importante que abordaba la humanidad en el siglo XXI.

Y digo “era” porque el mayor reto que tenemos actualmente es conseguir desactivar el virus SARS-CoV-2, un virus diminuto con un genoma formado por una sola cadena de ARN, pero con una carga de daño potencial demoledor para muchos seres humanos.
Tenemos por delante un gran DESAFÍO, es decir, un reto, una meta por alcanzar que se torna en algo prioritario, en un empeño difícil de llevar a cabo. Una actitud de DESAFIO es lo contrario a una actitud conformista. Quien desafía, lucha, se opone.
Así que pongamos a trabajar a este maravilloso recurso llamado “CEREBRO”, haciendo nuevas y múltiples conexiones. El DESAFIO es desarrollar nuevas formas de hacer, nuevas conexiones neuronales, nuevos caminos que desarrollar, nuevas formas de conectarnos, también, los seres humanos para conseguir doblegar esta pandemia y sus múltiples consecuencias.

pulse-sequences-fig3-e1532167941379

Por cómo estamos estructurados los humanos, vamos a tender a utilizar los senderos neuronales ya hechos, para eso están diseñados. Y esa va a ser la tentación. Y muchos de ellos son adecuados. Sin embargo la clave va a estar en iniciar, crear, empezar nuevas formas de funcionar, generar nuevos aprendizajes, desarrollar nuevas sendas neuronales.

¡¡¡USEMOS MAS EL CEREBRO, “PARA VARIAR”, conectando nuevas realidades que nos permitirán nuevas estrategias y nuevas tácticas mentales y nuevas formas de vincularnos entre los humanos!!!

Comments are closed.